martes, 10 de junio de 2008

El imperialismo, las Farc y los pretextos de Chávez

Alejandro Ruiz

Las afirmaciones del presidente venezolano Hugo Chávez, en su programa Aló Presidente del domingo 08 de junio de 2008, sobre las Farc y la lucha armada han causado revuelo a nivel mundial. En intelectuales de izquierda y movimientos revolucionarios, aliados a la Revolución Bolivariana, han provocado desconcierto y desencanto; mientras que sus enemigos naturales han elogiado la posición del líder bolivariano.

¿Qué dijo Chávez qué gustó tanto al gobierno de Uribe y de Bush y desencantó al profesor izquierdista James Petras?

“A estas alturas en América Latina está fuera de orden un movimiento guerrillero, y eso hay que decírselo a las Farc (…) La guerra de guerrillas pasó a la historia, y las Farc deben saber una cosa: se han convertido en una excusa del imperio para amenazarnos a nosotros. El día que se haga la paz en Colombia se le acaba la excusa al imperio (…) Les pido ayuda; ya basta de tanta guerra, llegó la hora de sentarse a hablar de paz”. Hugo Chávez, 08 de junio de 2008.

Las respuestas no se hicieron esperar desde el lado de sus propios seguidores y aliados. Y el presidente Hugo Chávez sabe de la repercusión e influencia de sus palabras y sus actos en Venezuela, América Latina y en el mundo.

JAMES PETRAS DESENCANTADO
Para el profesor universitario estadounidense James Petras -un intelectual de izquierda defensor del presidente Chávez-, en declaraciones a la emisora uruguaya Radio Centenario, http://www.radio36.com.uy/, comienza diciendo: “me parece un día no muy alegre en relación a las últimas declaraciones del presidente Chávez”.

Seguidamente, el profesor Petras, sentencia categórico: “decir que la lucha armada de las Farc es un pretexto para el imperialismo es pura estupidez y tengo que decirlo. Y otra cosa más, Chávez no explica cómo las Farc puede entregar los presos cuando tiene 500 guerrilleros pudriéndose, torturados, mal nutridos, enfermos en los sótanos de las prisiones de Uribe”.

“Segunda pregunta, es si Chávez entiende que la última vez que guerrilleros de las Farc bajaron a la lucha electoral fueron masacrados y quiero preguntar si él está dispuesto a garantizar la vida de guerrilleros que tratan de entrar a la vida política electoral frente a los paramilitares y militares que siguen en esta semana pasada matando sindicalistas no guerrilleros”, agrega sin rodeos un retador James Petras.

Por si fuera poco, Petras lanza un dardo incómodo y temerario para cualquier revolucionario: “quiero preguntar si este análisis y estas declaraciones realmente vienen del pensamiento de Chávez o está repitiendo la línea cubana que hace muchos años, más de una década, está en contra de las Farc”.

Y remata James Petras (repito mucho el nombre para que no quede duda que es James Petras quien lo dice) con el siguiente análisis: “mientras las Farc tiene algún peso en Colombia una porción de las tropas en Colombia está orientadas hacia este conflicto, mientras si no existe las Farc es mucho mas fácil concentrar todos los esfuerzos contra Venezuela”.

“TODAVÍA NO LO CREO”
Otro que ha gastado ríos de palabras defendiendo en el mundo al presidente Hugo Chávez es el periodista e intelectual mexicano Pedro Echeverría, pero esta vez escribe en su artículo “Las guerrillas no son una moda, son una respuesta a la represión y cerrazón políticas”, sentirse sorprendido: “¡Increíble! ¿Entró Hugo Chávez en un estado de desesperación o alguien imitó su voz para que los medios de información del mundo, al servicio del imperio yanqui, den a conocer jubilosamente sus declaraciones? (…) El siguiente paso de los perros del imperio será ahora exigirle que extermine a los terroristas, a los luchadores radicales y a los rebeldes. Todavía no lo creo”.

“Cuando EEUU decide dar un paso los pretextos siempre les sobrarán. Durante décadas de manera permanente dijo que sus repetidas intervenciones armadas eran para apoyar los intereses de sus connacionales y salvar sus inversiones. Chávez lo sabe mejor que nadie, por eso me ha parecido extraña su posición y hasta he tenido duda que sea él”, señala Echeverría. Hasta aquí estas dos opiniones.

IMPERIALISMO Y FORMAS DE LUCHA
Nos guste o nos disguste la forma en que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) desarrollan la confrontación de la lucha de clases en su país, una cosa es procurar la paz en Colombia y reivindicar la llamada revolución pacífica en América del Sur, y otra cosa es descalificar las formas de luchas de los pueblos, acusándolos de pretexto para que el imperialismo estadounidense aplique su política guerrerista y de dominación. En el Chile del Presidente Allende no le hizo falta ese pretexto, ni en Panamá ni en Irak.

Negar, de antemano, todas las formas de lucha es condenar a millones de seres humanos al dominio por todas las formas de opresión.

La teoría política postmodernista sobre el imperialismo, surgida en la década de los noventa, argumentaba (y argumenta) que son tales los mecanismos de dominación económica, cultural e ideológica del imperialismo en la era moderna y la presión de la opinión pública civilizada, que ya no necesita ni recurriría a invasiones o agresiones militares directas para dominar un país o una población cualquiera. Además, la multitud transfigurada en sujeto revolucionario no lo permitiría. En marzo de 2003, la invasión imperialista a Irak desbarató el teorema de la modernez.

A lo mejor las Farc, liderada ahora por Alfonso Cano, deciden mañana intentar de nuevo asumir la lucha política en Colombia por la vía electoral -que para el caso de su participación en la extinta Unión Patriótica no fue nada pacífica-, pero no será para decirle a los demás que la lucha armada “está fuera de orden” ni para acusar a la resistencia iraquí de ser el pretexto para que Estados Unidos mantenga su política de dominación y guerra en el medio oriente.

A lo mejor las Farc, deciden mañana liberar a todas los personas en su poder “a cambio de nada”, pero se escucharía muy mal que luego Alfonso Cano le dijera al presidente Chávez que se olvide de la doctrina militar de la guerra asimétrica y de conformar batallones de reserva popular, para no darle pretextos al imperialismo estadounidense de intentar derrocarlo, asesinarlo o invadir a Venezuela.

A lo mejor las Farc, deciden mañana arriesgarse a que el gobierno colombiano les garantizará todos los derechos políticos y conformar legalmente el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia y promover una Asamblea Constituyente, pero no le dirán a los demás movimientos populares que no luchen según las condiciones de su propio país, no le dirán al presidente Chávez que desnacionalice la industria petrolera para que no se convierta en una excusa para el imperialismo.

Ahora bien, las Farc, de continuar la guerra armada, más que consejos necesitan misiles tierra-aire para derribar helicópteros. De emprender el camino de una probable lucha electoral necesitará adaptarse a otras condiciones y mucho pueblo organizado para tomar el poder en alianza con los sectores progresistas.

Pero las Farc deben saber, que si se le ocurre tomar el poder por la vía electoral para construir el socialismo se convertirán en un pretexto para que el imperialismo estadounidense continúe sus amenazas contra la región suramericana, hasta el día en que un presidente como Chávez gobierne en Estados Unidos.


Artículo relacionado:

Las guerrillas no son una moda, son una respuesta a la represión y cerrazón políticas

Pedro Echeverría V. / Periodista Mexicano

1. ¡Increíble! ¿Entró Hugo Chávez en un estado de desesperación o alguien imitó su voz para que los medios de información del mundo, al servicio del imperio yanqui, den a conocer jubilosamente sus declaraciones? Obviamente las FARC y demás guerrillas del mundo no le van a hacer caso a ese llamado que, al parecer, formuló el domingo a las guerrillas colombianas para que liberen, "a cambio de nada", a secuestrados en poder de los rebeldes; además, dijo que "la guerra de guerrillas pasó a la historia... y ustedes en las FARC deben saber una cosa: que ustedes se han convertido en una excusa del imperio, (el gobierno de los Estados Unidos), para amenazarnos a todos nosotros". Chávez ha recibido el aplauso de los gobiernos que están al servicio de EEUU y, aún más, ahora le exigen que cumpla su palabra. El siguiente paso de los perros del imperio será ahora exigirle que extermine a los terroristas, a los luchadores radicales y a los rebeldes. Todavía no lo creo.

2. Hugo Chávez sabe a perfección que los yanquis no necesitan excusa alguna para amenazar. El gobierno de EEUU amenaza y somete a quien le de la gana. Bush dividió al mundo en aliados y terroristas. Invadió a Afganistán porque, según dijo, allí se ocultaba Bin Laden. Después invadió Iraq con el argumento de que escondía un gran armamento, pero los enviados de la ONU informaron que nunca hubo tal. Sabe Chávez que EEUU no necesita ningún pretexto porque desde hace varios años seleccionó a los países que forman parte, según sus criterios, del “Eje del mal” e inició una serie de agresiones contra ellos y sus vecinos. Cuando EEUU decide dar un paso los pretextos siempre les sobrarán. Durante décadas de manera permanente dijo que sus repetidas intervenciones armadas eran para apoyar los intereses de sus connacionales y salvar sus inversiones. Chávez lo sabe mejor que nadie, por eso me ha parecido extraña su posición y hasta he tenido duda que sea él.

3. ¿Qué corriente de izquierda puede negar o regatear el enorme papel que Chávez ha jugado en los últimos ocho años en Venezuela y en América Latina frente al saqueador y asesino gobierno de Bush? Más aún, se ha concluido que es el alumno más aventajado y, al mismo tiempo, el heredero de las luchas antimperialistas de Fidel Castro en el continente. ¿Qué pasó entonces en la cabeza de Chávez o en la de sus consejeros al pensar que las condiciones políticas venezolanas son idénticas a las de México, Haití. Guatemala, El Salvador o Colombia? En México, cuando se da ese tipo de cambios intempestivos o que no nos damos cuenta, preguntamos: ¿Qué fumaste? o advertimos: “estás orinando fuera de la bacinica”. Chávez sabe muy bien que las guerrillas y otras formas de lucha como los movimientos de masas, las huelgas generales, los piquetes bloqueando avenidas y plazas, así como otras más batallas de los explotados, no pueden estar fuera de tiempo.

4. Los empresarios y gobiernos, en todo el mundo, quisieran controlar absolutamente todo: monopolizar la economía, la política, la propiedad, la cultura; así lo hicieron durante siglos a pesar de las débiles oposiciones y protestas. Sin embargo esa clase social dominante ha tenido que dar pasos atrás, hacer concesiones y poner en práctica reformas agrarias, laborales, electorales, sólo por la presión de las luchas de los trabajadores. Hoy quizá en un 20 por ciento de países, sobre todo en Europa, por luchas que duraron siglos, la burguesía ha tenido que ser “inteligente” para respetar las luchas legales de la oposición; pero en el otro 80 por ciento de los países la represión contra los trabajadores ha sido abierta y brutal. Incluso en países como México, donde los procesos electorales se implantaron desde 1824, el 70 por ciento de la población sigue viviendo en la pobreza y la miseria. Basta con ese sólo dato para demostrar hasta qué grado la población es explotada y oprimida.

5. La guerrilla en América Latina no puede pasar de moda porque las condiciones económicas y políticas del continente, en perjuicio de la mayoría de la población, siguen vigentes. Se han registrado enormes cambios en las ciudades, la tecnología ha crecido sin paralelo, los automóviles se han multiplicado en las ciudades y el 80 por ciento de la población tiene por lo menos una televisión, pero para los explotados y oprimidos, para los millones de desempleados y marginados de siempre, pareciera que no han pasado los siglos. Para aprovecharse y dar continuidad a este estado de cosas la burguesía ha sometido con gran saña la más mínima protesta u oposición. Si Chávez no hubiera usado la fuerza, o cierto grado de fuerza, en Venezuela estuvieran gobernando los partidos burgueses tradicionales, los medios de información continuarían idiotizando a la población y los yanquis seguirían saqueando los recursos naturales. Quizá el mismo Chávez estaría siendo defraudado en lo electoral.

6. ¿Qué harían las FARC frente a un gobierno abiertamente asesino, como el de Álvaro Uribe (apoyado por el gobierno de Bush) que se frena un poco a bombardear campamentos por la existencia de presos canjeables? ¿Se olvida acaso que muchos de esos presos actuaron contra el pueblo y han sido una moneda necesaria de cambio con los heroicos presos guerrilleros que tiene el gobierno? Es entendible la desesperación de Chávez y la presión que sufre por parte de los familiares de esos presos, pero la guerrilla surgió hace 44 años para luchar por los intereses de los explotados y más pobres y es ella la que tiene que decidir qué hacer. Chávez no puede usar su prestigio, su gran autoridad para pedir la desaparición de la guerrilla. Seguramente en Venezuela, en Bolivia y Ecuador no es necesaria la guerrilla porque los pobres, los explotados, ahora están experimentando un nuevo gobierno que les ha dado espacios para encaminar sus peticiones y sus luchas, pero no en México, Guatemala y demás.

7. Fidel Castro asumió el poder en Cuba en enero de 1959 después de encabezar una guerrilla y con ella hacer posible el triunfo de la Revolución contra el dictador Batista. Después Castro, siendo presidente, apoyó más de cinco movimientos guerrilleros que luchaban contra gobiernos pronorteamericanos en el continente. No fueron apoyos materiales porque Cuba carecía de medios para otorgarlos, pero Fidel nunca dejó de analizar en sus largos discursos la pobreza y desesperación de los pueblos ante un imperio yanqui asociado a las burguesías nacionales de cada país. Hugo Chávez no asumió el poder por la vía guerrillera sino por el proceso electoral; pero tuvo que enfrentar la violencia con el apoyo del ejército cuando se rebeló contra el gobierno Carlos Andrés Pérez y cuando en 2002 fue “derrocado” por 48 horas. Los explotados nunca han sido violentos por gusto; han usado la violencia para defenderse contra la burguesía que nunca los ha dejado vivir en paz.

8. En México los movimientos guerrilleros han estado presente en toda su historia. Durante el coloniaje español la guerrilla indígena fue permanente. La misma lucha de Independencia se inició como un levantamiento que luego fue una resistencia guerrillera. Las invasiones yanquis y europeas a México en el siglo XIX sufrieron los permanentes acosos de heroicos guerrilleros. Durante el Porfiriato y la Revolución los guerrilleros, quizá más que los ejércitos formales, jugaron un importantísimo papel. ¿Qué fueron las guerrillas mexicanas de Ciudad Madera (Chihuahua), la de Jenaro Vázquez y Lucio Cabañas del estado de Guerrero, las guerrillas urbanas de principios de los 70 y por qué son las actuales guerrillas encabezadas hoy por el EPR? Cada guerrilla responde a condiciones concretas: injusticias, miseria, cerrazón, represión, desesperación, persecución, amenazas. Nadie podrá exterminar las guerrillas si no se transforman las relaciones sociales. Chávez lo sabe, por eso no creo lo que oí.
pedroe@cablered.net.mx

7 comentarios:

Celia Hart Santamaría/Cuba dijo...

Así es compañero.
chart@cubarte.cult.cu
Enviado el 10-06-08, 10:24

Roberto López dijo...

Ya basta vale....No va haber guerra...Lo dijo Hugo....Ahora las FARC deben de abandonar la guerra fraticida y tomar la via de los votos. Lo de Hugo, mas que torpeza, disociasion y tonterias deumuestra que el hombre es capaz de recapacitar....
Busquen otro tema..... Sean originales....
roloiskra@gmail.com
Enviado el 10-06-08, 19:49

Carolina Gómez/Inass dijo...

Definitivamente ustedes aparte de ignorantes y pobre....no tienen ni idea de todas las porquerías que ha hecho la guerrilla cierto???...
inassprensa@gmail.com
Enviado el 11-06-08, 16:21

Manuel Sutherland/ALEM dijo...

Excelente crítica, es menester a quienes defienden el marxismo leninismo y la legítima defensa y posterior triunfo del proletariado y el pueblo oprimido contra sus opresores entender cuáles son las formas de lucha y cómo se deben manifestar para su liberación. Lo de Chávez es una conciliación abierta con los intereses más bajos de la oligarquía latina.
Manuel Sutherland / Coordinación de Formación e Ideología
Asociación Latinoamericana de Economía Marxista (ALEM)
msutherland12@gmail.com
Enviado el 11-06-08, 14:49

Manuel Silva dijo...

Estimados señores de Cantaclaro:

Es muy fácil para el Sr. Petras desde un escritorio hacer esas declaraciones que de más está decir, "por más que te tongonees siempre se le ve el bojote".

No se si Chávez hizo bien o hizo mal, no soy quien para juzgarlo pero hay una pregunta que se me atora en la garganta desde hace algún tiempo ¿Como quedarían las FARC si Ingrid Betancourt se les muere allá donde la tienen presa?

He sido admirador de las FARC toda la vida y creo que su lucha es justa, pero con la guerra mediática (que lamentablemente ese pueblo colombiano se la come completica) ¿No creen ustedes que llego la hora de buscar nuevas alternativas?

Como siempre me da la impresión que algunos revolucionarios puros no aceptan ningún viraje que se salga del manual, yo mismo se que ésta respuesta me condenará a la hoguera, de todas maneras no quiero ser un estorbo para los que en verdad como ustedes tienen el privilegio de hacer la revolución a toda hora y todo el tiempo, por eso solo me queda ver los toros de la barrera.

Cordialmente, Manolo Silva.
rouranela@yahoo.com
Enviado el 11-06-08, 11:39

Venezuela Cantaclaro dijo...

Estimado Manuel Silva:
Si de ironías se trata, no me pronunciaré sobre las facilidades del escritorio del Señor Petras y menos lo que usted visualiza de su bojote. Ni sobre la pureza de Blancanieves con sus siete enanos, menos la pureza de los revolucionarios.

Sé que usted es un revolucionario de todos los días y contribuye al desarrollo de esta Revolución Bolivariana.

El punto es, si estamos o no de acuerdo con el presidente Chávez cuando acusa a las Farc de ser el pretexto para que el imperialismo no nos quiera y cuando sentencia que la lucha armada pasó de moda.

El punto es, como escribimos, que: “Nos guste o nos disguste la forma en que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) desarrollan la confrontación de la lucha de clases en su país, una cosa es procurar la paz en Colombia y revindicar la llamada revolución pacífica en América del Sur, y otra cosa es descalificar las formas de luchas de los pueblos, acusándolos de pretexto para que el imperialismo estadounidense aplique su política guerrerista y de dominación. En el Chile del Presidente Allende no le hizo falta ese pretexto, ni en Panamá ni en Irak”.

Así de simple.

Si no lo hemos notado, el Presidente Chávez –sin decirlo- reconoció esta semana que se equivocó con esa desafortunada apreciación.

Por último, lo del manual me parece un cliché de otros manuales.

Sinceramente, agradecido por escribirnos

Cordialmente, Alejandro Ruiz
Venezuela Cantaclaro
Enviado el 15-06-08, 23:00

Manolo Sílva dijo...

Estimado Sr. Ruiz:
Si en verdad es muy posible que me equivoqué, por eso si tengo que retractarme, pues me retracto, soy humano y es posible que mi intelecto no alcanza a visualizar sus razonamientos sobre el tema en cuestión, además me queda claro que mi opinión sobre el manual no pasa de ser un cliché de otros manuales: hacía mucho tiempo que no recibía una reprimenda tan dura desde los tiempos de la juventud comunista, esa fea costumbre de meterme en lo que no me importa.
De todas maneras y ya bajando a terrenos mortales, apreciaría de su parte que me aclare dos dudas de mi misiva anterior; la primera tiene que ver con lo que preguntaba sobre Ingrid Betancourt que, en su aclaratoria no menciona por ningún lado y la segunda tiene que ver con el conformismo del pueblo colombiano por la mediatización a que está sometido y que debido a eso vota por el vagabundo de Uribe, que tampoco usted tocó.
Saludos,
Manolo Sílva
rouranela@yahoo.com
Enviado el 16-06-2008, 7:10