jueves, 21 de junio de 2007

Dos vidas sin noticia y la pared de Globovisión

Alejandro Ruiz

¿Qué es peor que no publicar una noticia? La respuesta es corta, la explicación larga. A propósito de la reciente detención del autor intelectual de un doble crimen.

I Parte
Ante la diversidad de medios existentes, parece inexplicable el “tubazo” del periódico comunista venezolano Tribuna Popular, al generar la noticia -replicada en el medio alternativo aporrea.org- del asesinato de dos dirigentes de la Coordinadora Simón Bolívar, que pocos días antes habían participado en una protesta rayando con consignas las paredes externas del canal privado Globovisión.

“Asesinados dos dirigentes de la Coordinadora Simón Bolívar que participaron en protesta contra Globovisión y Fedecámaras”, tituló Tribuna Popular el día jueves 31 de mayo de 2007, al informar en su portal digital y en aporrea.org, que “ayer noche –miércoles 30 de mayo-, después de participar en un juego de beisbol en el Parque Naciones Unidas y de regreso a su domicilio, fueron ametrallados Dayana Carolina Azuaje, profesora de la Unefa y su compañero Gabriel Tovar, ambos dirigentes de la Coordinadora Simón Bolívar, quienes resultaron muertos. Los hechos ocurrieron en la avenida San Martín a la altura de Plaza Capuchinos cercano a las 10:30 pm, el vehículo en que se trasladaban fue interceptado en el lugar y fueron ametrallados directamente. Ella iba acompañada de su hija y un sobrino quienes resultaron ilesos”. Juan Contreras, dirigente de la Coordinadora, informó que ambos habían participado en la protesta contra Fedecámaras y Globovisión el viernes 25 de mayo.

Lamentable primicia. Primero, por el asesinato de dos vidas ametralladas al típico estilo del sicariato, con 14 tiros Gabriel José Enrique y 5 tiros su esposa Dayana. Segundo, por el escándalo mediático que antecedió su muerte física cuando protestaron frente a Globovisión pintando las paredes de este canal televisivo. Tercero, por la exagerada condena, de chavistas y antichavistas, a la protesta de la Coordinadora Simón Bolívar contra una pared de Globovisión. Y cuarto, por el exagerado silencio informativo, de medios públicos y privados, y el exagerado silencio moral de dirigentes de la Revolución Bolivariana, que no se merecen Dayana Carolina, Gabriel José Enrique y la combativa parroquia 23 de Enero de Caracas.

Hegemonía de la razón mediática
La valoración del asesinato de dos revolucionarios y la “agresión” a la pared de un canal de televisión, es un hecho concreto que nos demuestra en la práctica cómo las “ideas que se han hecho recurrentes en el discurso sociológico dominante” también moldean el razonamiento y la práctica de quienes combaten esa hegemonía, debido a “la existencia dual del sujeto”. La razón mediática continúa imponiendo su lógica, a pesar de las críticas. Dos vidas valen menos que la pared de un canal de televisión. La pared de Globovisión tiene más derechos humanos y despliegue informativo que dos ciudadanos asesinados. Continuemos, comparemos.

La Fiscalía atendió tan diligentemente los “derechos humanos” de la pared de Globovisión, que el día sábado 26 de mayo mantuvo acordonado el “lugar del crimen” y no permitió que artistas de RCTV y vecinos de la “popular” urbanización Alta Florida remozaran “la fachada y las paredes de la planta televisiva, las cuales fueron dañadas ayer a altas horas de la noche por adeptos al oficialismo con grafitis y consignas en contra del medio y del canal de Quinta Crespo. Hasta las once de la mañana, las personas no habían podido iniciar el proceso de pintura porque autoridades de la Fiscalía General de la República ordenaron esperar hasta llevar a cabo algunas experticias” (eluniversal.com, sábado 26 de mayo de 2007).

La misma noche del viernes 25 de mayo, luego de la “cruel agresión” con pintura contra la pared exterior de Globovisión, la Fiscalía General de la República designó al fiscal 32 del área metropolitana de Caracas, Cristian Quijada, para dirigir la investigación y “requirió al Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) efectuar la inspección ocular del sitio del suceso y la fijación fotográfica (…) solicitó la realización de las entrevistas a las personas que presenciaron la manifestación (…) consignación del video que contiene la grabación de lo sucedido, a los fines de (…) establecer las responsabilidades que se desprendan de la investigación penal”, según publicó Globovisión y toda la prensa nacional el día sábado 26 de mayo. Mayor eficiencia no se puede pedir.

En contraste, los militantes de la Coordinadora Simón Bolívar -que no son dueños de un canal de televisión, pero que en la parroquia 23 de Enero casi ganan las elecciones municipales de agosto 2005, con la tarjeta del PCV contra la poderosa alianza MVR, PPT y Podemos-, tuvieron que acudir, dos días después del asesinato, con los dos ataúdes de sus dirigentes a la Fiscalía General de la República para que se investigue y castigue este crimen, que no se borra con pintura.

“Paralizaron el tránsito automotor frente a la sede principal del Ministerio Público (…) acompañados de dos ataúdes. Una comisión del grupo radical ingresó al despacho para formalizar su queja (…) En la calle permanecían los cadáveres (…) Los manifestantes permanecieron en la avenida México hasta que fueron atendidos” (El Universal, sábado 02 de junio de 2007, pág. 3-22).

Un alto funcionario revolucionario y periodista “deploró el acto de violencia (…) `Esto lo rechazamos enérgicamente y vamos a tomar acciones para que esto no vuelva a ocurrir´, afirmó (…) informó que se colocó un cordón de seguridad (…) para evitar cualquier acto similar e indicó que funcionarios de la Guardia Nacional y la Policía Metropolitana en conjunto se apersonaron en el lugar”. Lamentablemente, nuestro funcionario y periodista no se refería a la muerte de los dos dirigentes bolivarianos, sino a las pintas en la sede de Globovisión (globovisión.com, publicado el 25-05-2007). Alguna explicación habrá.

Todavía esperamos que con la misma vehemencia, rapidez y despliegue con que se cuestionó y condenó la acción contra la pared de Globovisión –políticamente inconveniente, pero no para tanto- se condene y sancione el asesinato de los dos dirigentes de la Coordinadora Simón Bolívar. Todavía es tiempo, porque cuando le demostramos más atención a la oposición que a los sectores revolucionarios, también se debilita la fe en la Revolución.

II Parte
Después sobrevino el silencio
Como si no bastara la tragedia de la muerte y la descalificación previa, después sobrevino el silencio. No hubo primera plana. No hubo un extra noticioso. No hubo un ministro declarando, un magistrado del Tribunal Supremo, ni siquiera mi programa de televisión favorito dijo algo, como había ocurrido esa semana con otros hechos. Ni una nota de duelo de la universidad Unefa, donde ejercía como profesora Dayana Carolina. No la vi. Sólo el Servicio Autónomo de Sanidad Agropecuaria, donde trabaja como vigilante el padre de Dayana, publicó una pequeña nota de duelo el 01 de junio en el diario Últimas Noticias. Quizá pocos quieran relacionarse con estos “vándalos motorizados oficialistas”, como los llamó el noticiero El Observador de RCTV, aprovechando sus últimas horas de señal abierta.

Solamente el diario Últimas Noticias y el Diario Vea publicaron el día 01 de junio de 2007 una nota informativa, tan pequeña como la única nota de duelo. “Matan a dos dirigentes en la Av. San Martín”, tituló Últimas Noticias en la esquina inferior de la pág. 25, en dos columnas por 11 centímetros, con 168 palabras de información; mientras en un amplio tercio de la misma página nos enteramos que “Cabeza de Gato” había asesinado a “Paíto” en una barbería. Cuestión de prioridades. Por su parte, el Diario Vea dedicó 129 palabras, en dos columnas por 10 centímetros de su penúltima página, sin enterarse de lo que pasaba, al titular: “Localizan pareja tiroteada dentro de un carro”. Ni mencionaron que eran dirigentes de la Coordinadora Simón Bolívar.

En esta extraña lógica de la razón mediática, en la cual algunos mensajeros son el mensaje, después que Lina Ron denuncia, el 02 de junio, a las 11:30 de la mañana, el ajusticiamiento de los dos dirigentes de la Coordinadora Simón Bolívar, 60 horas después del crimen, es cuando aparece la noticia en diversos medios.

Hasta ese momento, a las 11 de la mañana del día 02 de junio, reviso en Noticias de Google, el más poderoso buscador mundial en Internet, y escribo: “agresión contra paredes de Globovision”. Aparecen 65 artículos relacionados, desde Radio Nacional de Venezuela hasta La Crónica de Baja California, pasando por todos los diarios y noticieros nacionales de radio y TV.

Luego, busco en Noticias de Google: “asesinan a dos dirigentes de la Coordinadora Simón Bolívar”. Sigo buscando: “asesinan a dos dirigentes chavistas”. Vuelvo a buscar: “asesinan a dos dirigentes bolivarianos”. Saben cuántos artículos aparecieron en los tres intentos: cero, ninguno. A 60 horas de haber ocurrido el crimen, busco también Web Google y sólo aparecen cinco referencias en medios alternativos de izquierda, todas citando la noticia de Tribuna Popular, publicada el 31 de mayo 2007. Nada en medios privados –excepto, qué ironía, en la página digital de globovision.com-, nada en los medios del gobierno bolivariano, ¡hasta las 11 am del día 02 de junio!

Peor que no publicar una noticia
Este caso demuestra que no basta con generar la noticia. Si no tiene un medio importante de distribución que la difunda, la noticia no existe en los medios; en consecuencia, no existe en la llamada opinión pública.

No pocas veces desde sectores revolucionarios se han formulado justas críticas a las agencias transnacionales de noticias y a los medios nacionales de difusión privados, por el ocultamiento de información relevante sobre el desarrollo de la Revolución Bolivariana, además de la evidente falsificación de ciertas noticias. Para contrarrestar esa manipulación mediática, al noticiero CNN se le contrapone Telesur; a las agencias AP, EFE, AFP, Reuters y otras se le contrapone la Agencia Bolivariana de Noticias, con la misión de no caer en los males que se critican. Pero sucedió.

¿Qué es peor que no publicar una noticia? Publicarla y después borrarla. Y esto fue precisamente lo que hizo nuestra Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) en su página en Internet, al informar: “Asesinados dirigentes que participaron en protesta contra Globovisión”, refiriéndose a la noticia generada por Tribuna Popular. Es la primera vez en su historia revolucionaria que ABN borra una noticia de su portal informativo, como lo hizo al publicar esta noticia el 31 de mayo de 2007 y eliminarla ese mismo día en la noche, sin explicación alguna. La noticia no era falsa. Cumplía con los elementos de valor noticioso, sobre todo después del espectáculo con la pared de Globovisión: novedad, importancia, proximidad, consecuencia e interés humano.

La noticia en ABN fue publicada en la siguiente dirección oficial de Internet: http://www.abn.info.ve/go_news5.php?articulo=93751&lee=18. Y ahora no tiene texto. Sencillamente ABN la desapareció.

Fue tal el vacío informativo, tanto en medios privados como del Estado, que hasta el día 02 de junio al mediodía persistió la duda en algunos sectores revolucionarios y de oposición sobre si el asesinato de estos dos dirigentes bolivarianos era mentira o en realidad había sucedido el miércoles 30 de mayo, tal como lo reportó el periódico de los comunistas, rompiendo con el monólogo mediático.

Entre los internautas de dos de los medios digitales más visitados, como son: Noticias24 (oposición derechista) y aporrea.org (revolucionario), la noticia era la ausencia de información, en especial en los medios del Estado.

En Noticias24 algunos lectores opinaron, entre el 01 y el 02 de junio:
--“Aún estando en contra de este gobierno, lamento esto, de ser verdad, porque ni VTV lo reseña”.
--“Yo soy opositora pero no me alegro (…) si la historia de sus muertes es cierta”.
--“¿Dónde fueron a parar esos cuerpos que ningún medio de comunicación los enfocó, y tan bocones que son los oficialistas ninguno dijo nada…”.
--“Ya terminé de leer esa noticia completa y resulta que los mataron en san martín pero nadie se ha hecho eco de la noticia, ¿qué tal?...”.
--“Dios me perdone, pero en este caso digo: ver para creer”.
--“La CSB (…) deberían ir a VTV, ANTV, TVes, Tele-sur, Avila-TV, Catia-Tv para que les expliquen por qué no cubrieron el suceso”.

En aporrea.org algunos lectores señalaron, el 31 de mayo, lo siguiente:
--“…una y otra vez las víctimas están de este lado, los medios del estado no funcionan aún, no han comprendido la dinámica que se necesita para combatir y poner contra la pared a los golpistas de globoinvento…”.
--“Panas esto no lo entiendo... Censura?”.
--“Lo que yo me pregunto… ¿dónde xxx está la efectividad de la política comunicacional del gobierno?.. ¿Por qué xxx me vengo yo a enterar ahora por este medio? ¿Por qué VTV no le ha dado la cobertura suficiente a este criminal hecho?”.
--“Y como siempre, el que no tiene internet ni se entera”.
--“Esta mañana apenas asesinaron a la estudiante de la UCAB, inmediatamente se supo. ¿Por qué esta noticia tarda tanto en salir?”.
--“…no es la primera vez que las muertes nuestras pasan por debajo de la mesa (y se quedan allí). Será que alguna vez nos irá a tocar a nosotros que la fiscalía y la defensoría del pueblo nos considere tan venezolanos como a los opositores”.
--“Lo que si les digo es que eso de que oculten esa noticia no está bien…”.
--“La noticia desapareció del portal de ABN, desconocemos si es que era falsa o si se dio la orden de no difundirla. (…) De pana espero que todo esto sea falso”.
--“Si es falsa es un alivio”.
--“Lo lamento, pero el Apo-Equipo confirmó a través de varias fuentes que la información es cierta”.

Una reflexión final y una petición
Nunca más la muerte de un dirigente social o político de la Revolución en manos del sicariato. Nunca más la impunidad ante estas muertes, que ya no son pocas. Nunca más el silencio ante estas muertes, mientras se hace un espectáculo de las noticias que impone la razón mediática. Qué nunca más una organización revolucionaria en Venezuela tenga que pagar un remitido en la prensa para denunciar la muerte de sus dirigentes, como tuvo que hacerlo la Coordinadora Simón Bolívar en el diario Últimas Noticias, el día 03 de junio de 2007, a página completa, y obligados a señalar, además: “Denunciamos asimismo la insólita situación comunicacional que ha impedido que este caso sea difundido en todos sus detalles, incluso en medios oficiales y de línea afín al Gobierno Bolivariano”.

Una petición, sólo una. Al director de la Agencia Bolivariana de Noticias: que se restablezca la noticia del asesinato de los dos dirigentes revolucionarios, tal como fue publicada el día 31 de mayo de 2007 en el portal de ABN. Es un acto de justicia comunicacional y de ética revolucionaria. Es lo menos que se debe hacer, en honor a la verdad.■

4 comentarios:

Mariadela Linares dijo...

He leído pocas cosas tan profundas y tan conmovedoras como ésta en muchísimo tiempo. Sumo a estas palabras, mi solidaridad, mi emoción revolucionaria, mi indignación como venezolana, por tanta iniquidad. Mi humilde reconocimiento a Alejandro Ruiz por esta extraordinaria recopilación de un hecho insólito y de un olvido imperdonable.
Mariadela Linares
21-06-07 8:55 pm

Nelson Lucena dijo...

Camaradas:
Saludos he leido sus notas. Les propongo formar un frente nacional contra la impunidad, dejando claro, que el poder judicial es cuartarrepublicano. Espero
respuestas.
Atte.nelsonjlucena@hotmail.com
21-06-07 9:35 pm

MAC dijo...

Lo he leido varias veces y no logro entender como esa ABN va en contra de la verdad noticiosa y del interés del proceso, y no entiendo como pueden ocultar, la misma gente del gobierno, un asesinato tan espantoso de su misma gente. . Entonces, no existe la revolucion ni el proceso???? todo es una fantasía?????? Y para que cerraron entonces RCTV?? Con razón la purgante de Beatriz la que tiene mayo, saca ese programa de terror hablando mal de los venezolanos además con una vieja italiana calumniadora y malagradecida, ya que los italianos siempre han salido MUY FAVORECIDOS del trato que se les ha dado en Venezuela, todos se han hecho millonarios gracias a nosotros, a nuestra hospitalidad y a la generosidad con la cual siempre hemos tratado a todo aquel que viene al país a buscar billete y hacerse ricos. La verdad, no entiendo nada, saludo, mac
22-06-07 8:41 pm

Venezuela Cantaclaro dijo...

Aclaratoria al comentario de MAC:
En el caso de RCTV se venció la concesión que usufructuaron durante 53 años.
No es apropiado generalizar sobre la conducta de todas las personas por su nacionalidad, por mucha indignación que nos causen las ofensas de algunas de ellas contra el pueblo venezolano.
Sobre este caso en particular, consideramos que el canal Televen y la moderadora del infelíz programa deberían ser severamente sancionados. En cuanto a esa señora italiana, debería ser declarada por el Estado venezolano persona no grata y deportada del país.